Un testigo.

 

El puente de la estación de Banfield que está en la plaza, en Vergara y Talcahuano, fue testigo de tantas historias de amor de chicos y chicas que se encontraban ahí para vivir un momento de intimidad por la noches.
Hace 35 años la cosa era distinta, hoy si estuviera habilitado y te quedaras un rato, te asaltarían, te violarían, y que se yo cuantas otras barbaridades que ves a diario por la televisión.